Ir al contenido principal

Entradas

Ojo de Remolino

"Cruz, cruz, que se vaya el Diablo y que venga Jesús"
Tu ausencia es un ojo de remolino.
¿Recuerdas?
Aquellos que se levantaban en las tolvaneras de enero, febrero…
Los remolinos que siempre nos dijeron que eran el Diablo…
Remolinos de polvo que evitábamos escupir para que no nos devolviera la saliva.
Remolinos que evitábamos apedrear de niños que porque la gente aseguraba que lo perseguían a uno, y solo los desviábamos con el: 
"cruz, cruz, que se vaya el Diablo y que venga Jesús…"

Asimismo, este lugar donde naciste es como ese ojo de remolino,
pero no son hojas secas, ni polvo, 
ni bolsas de plástico las que se agitan vertiginosamente.
Sí son las tías, las primas, tus primos, tus amigos, los vecinos,
y hasta los amigos de tus amigos.
Y llegan desde las distintas comarcas como dice el médium.

Parece un avispero,
Parece la víspera de una fiesta.
Siempre hay mucha comida,
agua de sabor,
aguas embotelladas,
pan de panadera de Mixtequilla,
y bueno, la cocina de mamá nunca está sola:
hay r…
Entradas recientes

Así nomás: ¡Hola!

¡Hola! Hoy me dijeron que estoy bajando de peso,
¡Je! dije que me estoy sobre entrenando de otra manera,
aunque hoy mis músculos son mis tendones y mis huesos.

Ya sabes que intento no llorar,
porque recuerdo cuando me dijiste:
"No porque llores la vida será menos dolorosa"
¡Je! pero bueno, a veces me traiciono.
Aunque eso sí, tomo agua cada vez que me acuerdo,
para compensar lo que se fuga por mis ojos.

¿Sabes? en los últimos años
llegó un momento a pasar por mi cabeza que ya estaba vacío,
y me imaginaba que me estaba acartonando,
hasta llegué a pensar: "y ahora de qué puedo hablar?"
Pero luego vino la pistola y el 14 de febrero,
de eso ya no te enteraste,
pero estoy seguro que me hubieras dicho:
"¿ves, por qué es importante que aprendas a tirar?"
y ese 14 de febrero me llenó de mucho miedo,
después la noticia del 17 de abril,
y ahí fue donde sentí todo el coraje que en mi vida había sentido,
y fue un solo instante que me duró tres semanas.

Hoy la tristeza me invadió,
pero no …

Cigarras de Mayo

Es mayo cuando los poros de la tierra se convierten en cráteres,
mayo cuando como erupciones,
los pequeños cráteres de la tierra exhalan su aliento.

Mayo es el verano,
es en mayo la vela de la Inmortal Sandunga,
y esa inmortalidad está decretada para los que desaparecen...
Y las chicharras lo saben,
estridulan como un coro celestial pegadas a los árboles.

Las cigarras de mayo que se inmortalizan, 
en el percutir de sus abdómenes,
18 de mayo es día de los beatos,
y en ese santoral te encuentras tú,
retoño de mezquite,
aleteo de chicharra,
flor de flamboyán,
Delonix regia escarlata,
cigarra canicular, Bruno.

Hoy eres una larva,
pero cuando emerjas serás un hermoso Cicada orni,
como la vez que te trajeron a casa,
chupábamos tus pies y te resoplábamos el abdomen,
y te reías estridentemente adivinando el futuro de tu tona,
de tu nahual, de tu avatar.

Bruno chicharra, quizá por eso te fuiste en mayo,
cuando el ecosistema conspira para inmortalizarte,
Niño Chicharra,
Niño Cigarra,
Niño Cicada Orni,
Niño Flamboyán,
Niño …

Plegaria

Santa Madre, madre Tierra,
Santificado sea tu suelo, tus montes, tus montañas y las aguas,
Hágase señora tu voluntad en el subsuelo como en el cielo,
Danos hoy nuestro hermano, devuélvenos hoy nuestro nene, 
Y así nosotros perdonaremos, pero nunca olvidaremos,
Ni nos resignaremos a no encontrarlo.
No caeremos en la tentación de olvidar, justificar, 
Y librar a todas y todos de de cualquier ignominia.

Seguimos y seguiremos Buscando a Bruno

Recado

Este recado es para usted, sí para usted que siempre ha estado al pendiente de mí, de nuestra familia. Este recado es para usted que siempre está al pendiente de no faltar en mandarnos sus bendiciones. Estas letras son para usted que religiosamente nos ha dicho cuánto le importa lo que sigue sucediendo de este lado.
Sí, para usted que sin importar el día, la hora, la fecha festiva siempre está bendiciéndonos o enviando sus buenos deseos, sus plegarias, sus oraciones, aún en el silencio, aun cuando no presione ninguna tecla de su ordenador o de su teléfono, e incluso –todavía más–, aun sin conocernos, pero que se conmueve con la pena ajena. Para usted estas palabras, y en verdad valoro tanto que usted esté.
Hay días que siento traicionar su bondad, su generosidad, su gentileza, como hoy. Y hasta pienso que no merezco sus preocupaciones ni su tiempo. Confieso que justo hoy he dicho todas las groserías que en toda mi vida nunca había enunciado. Y hoy las dije juntas, me salieron como una o…

¿Dónde está Bruno Avendaño?

Escribo no para recibir un "me gusta". Escribo no para merecer un "me encanta". Escribo no para tener en respuesta un "me divierte", tampoco para un "me asombra" o un "me enfada". Solo escribo para invocar la memoria, los huesos, los recuerdos, para invocar nuestras aventuras, nuestras travesuras, nuestra vida compartida.

Escribo porque no puedo gritar más fuerte. Escribo para dejar de ser llamados "ágrafos". Escribo por una situación de acorralamiento. Escribo porque no creo en el "ojo por ojo y diente por diente" aunque yo sé que eso es más efectivo. Escribo a como me dé a entender porque declaro que las palabras me las aprendí de memoria y no porque conozca las reglas gramaticales y las ortográficas.

Escribo para no enfermar después del nudo en la garganta y las palabras no saltan, escribo para escupir la bilis, escribo para no enmudecer. Escribo para terminar peleándome con los vecinos. Escribo para disipar la mal…

Así nomás

¡Hola! Hoy me dijeron que estoy bajando de peso,
¡Je! dije que me estoy sobre entrenando de otra manera,
aunque hoy mis músculos son mis tendones y mis huesos.

Ya sabes que intento no llorar
porque recuerdo cuando me dijiste:
“No porque llores la vida será menos dolorosa”
¡Je! pero bueno, a veces me traiciono.
Aunque eso sí, tomo agua cada vez que me acuerdo,
para compensar lo que se fuga por mis ojos.

¿Sabes? en los últimos dos años,
llegó un momento a pasar por mi cabeza que ya estaba vacío,y me imaginaba que me estaba acartonando,
hasta llegué a pensar: “¿y ahora de qué puedo hablar?”
Pero luego vino la pistola y el 14 de febrero,
de eso ya no te enteraste,
pero estoy seguro que me hubieras dicho:
“¿ves, por qué es importante que aprendas a tirar?”
y ese 14 de febrero me llenó de mucho miedo,
después la noticia del 17 de abril,
y ahí fue donde sentí todo el coraje que en mi vida había sentido,
y fue un solo instante que me duró tres semanas.

Hoy la tristeza me invadió,
pero no dejaré que l…