Ir al contenido principal

Entradas

Recado

Este recado es para usted, sí para usted que siempre ha estado al pendiente de mí, de nuestra familia. Este recado es para usted que siempre está al pendiente de no faltar en mandarnos sus bendiciones. Estas letras son para usted que religiosamente nos ha dicho cuánto le importa lo que sigue sucediendo de este lado.
Sí, para usted que sin importar el día, la hora, la fecha festiva siempre está bendiciéndonos o enviando sus buenos deseos, sus plegarias, sus oraciones, aún en el silencio, aun cuando no presione ninguna tecla de su ordenador o de su teléfono, e incluso –todavía más–, aun sin conocernos, pero que se conmueve con la pena ajena. Para usted estas palabras, y en verdad valoro tanto que usted esté.
Hay días que siento traicionar su bondad, su generosidad, su gentileza, como hoy. Y hasta pienso que no merezco sus preocupaciones ni su tiempo. Confieso que justo hoy he dicho todas las groserías que en toda mi vida nunca había enunciado. Y hoy las dije juntas, me salieron como una o…
Entradas recientes

¿Dónde está Bruno Avendaño?

Escribo no para recibir un "me gusta". Escribo no para merecer un "me encanta". Escribo no para tener en respuesta un "me divierte", tampoco para un "me asombra" o un "me enfada". Solo escribo para invocar la memoria, los huesos, los recuerdos, para invocar nuestras aventuras, nuestras travesuras, nuestra vida compartida.

Escribo porque no puedo gritar más fuerte. Escribo para dejar de ser llamados "ágrafos". Escribo por una situación de acorralamiento. Escribo porque no creo en el "ojo por ojo y diente por diente" aunque yo sé que eso es más efectivo. Escribo a como me dé a entender porque declaro que las palabras me las aprendí de memoria y no porque conozca las reglas gramaticales y las ortográficas.

Escribo para no enfermar después del nudo en la garganta y las palabras no saltan, escribo para escupir la bilis, escribo para no enmudecer. Escribo para terminar peleándome con los vecinos. Escribo para disipar la mal…

Así nomás

¡Hola! Hoy me dijeron que estoy bajando de peso,
¡Je! dije que me estoy sobre entrenando de otra manera,
aunque hoy mis músculos son mis tendones y mis huesos.

Ya sabes que intento no llorar
porque recuerdo cuando me dijiste:
“No porque llores la vida será menos dolorosa”
¡Je! pero bueno, a veces me traiciono.
Aunque eso sí, tomo agua cada vez que me acuerdo,
para compensar lo que se fuga por mis ojos.

¿Sabes? en los últimos dos años,
llegó un momento a pasar por mi cabeza que ya estaba vacío,y me imaginaba que me estaba acartonando,
hasta llegué a pensar: “¿y ahora de qué puedo hablar?”
Pero luego vino la pistola y el 14 de febrero,
de eso ya no te enteraste,
pero estoy seguro que me hubieras dicho:
“¿ves, por qué es importante que aprendas a tirar?”
y ese 14 de febrero me llenó de mucho miedo,
después la noticia del 17 de abril,
y ahí fue donde sentí todo el coraje que en mi vida había sentido,
y fue un solo instante que me duró tres semanas.

Hoy la tristeza me invadió,
pero no dejaré que l…

Crónica de una desaparición forzada

“Por la memoria de mi hermanito Bruno y los 37 mil desaparecidos en México.”
Bruno Alonso Avendaño Martínez nace un 6 de octubre de 1983, su acta de nacimiento marca el 10 de octubre por ser un registro extemporáneo, cuenta su madre Felipa Martínez Hernández. Bruno, como suelen llamarlo sus hermanos, Gerardo, José Lucas, Ana, Rigoberto y Juan, es el último de siete que procrearon su madre Felipa y el Sr. Lucas Avendaño Avendaño. Bruno, por el ser el “nene” y/o el xhuncu de la familia, fue el que más tardó en dejar la "chichi", su madre dice que aún cuando tenia 6 años Bruno ocasionalmente la reclamaba.
Bruno al igual que todos sus hermanos estudio en la Escuela Primaria Rural Federal Niños Héroes y ya la secundaria la cursaría en la Esc. Sec. Tec. No. 119, de Santa María Mixtequilla Oaxaca. Bruno llevó una vida como de cualquier niño campesino, que cuida una manada de chivas y borregas, como todos sus hermanos, de hecho su madre hasta la fecha tiene una manada de borregos que …

Besos y Abrazos

Hoy le he dado muchos besos a mamá por tu cuenta,
besé sus manos, besé su cabeza y su cara,
también le he besado sus pies de mamá.
También le abracé muy fuerte por tu cuenta.

Me dijo que tenía la cara muy caliente...
en realidad pienso que es todo el coraje,
que se concentra en mis huesos,
y que se manifiesta en mi cara.

De repente siento como si mis huesos,
se pusieran al rojo vivo por impotencia.
Hoy la luna nos descubrió llorando y mamá me dijo:
"No lloro de tristeza, la tristeza ya se me ha pasado,
lloro de coraje, de impotencia"…
y así lloramos los dos.

Pero luego nos secamos las lágrimas y me dijo:
"Alguien tiene que hacer algo, ya es tiempo de que yo salga",
y fue como si se pusiera una armadura.
Nuevamente me aferré a su mano,
como cuando niños al ver venir la oscuridad,
para que no nos atrapara el "cucú", el ¡huy!…
y con ese valor de ella nuevamente salimos a buscarte.


La Obra

Dices que mi obra es sublime.
Dices que mi obra es única.
Dices que mi obra es auténtica.
Dices que mi obra es digna de admirarse.
Dices que mi obra merece el mundo conocerla.

Yo solo te puedo decir,
que está hecha de mis cicatrices,
de mis dolores y amargura,
de mis frustraciones y desventuras,
de mis desamores y desesperanzas,
son piezas tejidas de soledades,
y otros pedazos engrapados.

Me conociste con bolsas de plástico,
ramas en la cabeza y botes de la basura.
Y aunque hoy pueda ostentar monedas de oro,
encajes de seda y plisados holanes,
siguen vistiendo el mismo dolor,
sigue siendo el mismo cuerpo que se duele por la misma herida,
y que ninguna cara producción puede detener esta hemorragia,
y desencanto del mundo.

Y no así viviere sonriendo,
burlándome de mí misma,
soportando el dolor en soledad,
y al final del día una pastilla me trae el sueño,
otra pastilla, el hambre,
dos inyecciones, la salud,
y tú de necio diciendo que soy el "gran",
¿cuál gran cosa? si acaso la gran mierda,
y nos mantendre…

La Conspiración

Cada segundo, cada minuto que de la vida pasa,
y no sé de ti, solo puedo pensar que alguien conspira,
y veo la luna con su sonrisa que conspira para no indicar,
la coordenada exacta de tu presencia.

Y sé que las estrellas conspiran por mantenerte oculto,
y las hierbas conspiran porque no se quedan estáticas,
y ceden al vaivén del viento que las mece.
Y las aguas del río conspiran porque no te traen a la superficie,
y las arenas conspiran porque pese al movimiento telúrico,
de la tarde de hoy, de ayer, no te expulsan como bocanada de humo,
y las piedras conspiran porque no se amotinaron contra tus raptores,
y mis palabras conspiran en la medida que son,
incapaces de tocar el corazón de quien te tomó de las muñecas.
Y mis ojos conspiran cuando no pueden ver más allá de lo evidente,
y mi cuerpo conspira porque mi sangre no te puede llamar,
y la espada del augurio parece cosas de niños que conspiran...

Y conspira el Ministerio Público,
cuando escribe mal tu nombre en un oficio,
conspira el Licenciado cuand…